Obesidad Cubierta Bajo Ley de Compensación del Trabajo

Obesidad Cubierta Bajo Ley de Compensación del Trabajo

Obesidad Cubierta Bajo Ley de Compensación del Trabajo

La Asociación Médica Americana recientemente reclasificó la obesidad como una enfermedad tratable. Este cambio traerá implicaciones en cómo se harán de ahora en adelante las demandas de compensación del trabajo. Históricamente se ha tratado la obesidad como una condición separada y que no se relaciona con las enfermedades o lesiones del trabajo. Esta reclasificación implicará que los médicos ahora tienen una mayor responsabilidad en ofrecer asesoría a los pacientes que sufran de alguna lesión en el trabajo relacionada con la obesidad. Permitiendo que así se trate la obesidad como parte de los planes de recuperación. Para los pacientes, esta reforma de compensación del trabajo significa que la obesidad se trate en relación a lesiones de orden psicológico como trastorno del sueño, y otros desórdenes los cuales son tratados bajo la ley de compensación del trabajo. Empleados con trabajos sedentarios podrán también reclamar sus derechos siempre y cuando se identifique la obesidad como una condición primaria.

Según el Centro de Control de Enfermedades (siglas en inglés: CDC), la obesidad es una de las enfermedades que más afecta al país con casi un 40 por ciento de la población está clasificada como obesa. Los niveles de obesidad en la población tienen a la población afroamericana con el nivel más alto (49.5%), mexicanos-americanos en particular (40.4%) e Hispanos en general (39.1%).

La obesidad también se relaciona a otras enfermedades serias como enfermedades del corazón, derrame cerebral, la diabetes tipo 2 y ciertos tipos de cáncer.

A través de la investigación extensa que se ha realizado, se ha demostrado que las personas obesas están más propensos a debilitarse por lesiones recibidas mientras trabajan. Estas lesiones toman más tiempo en curarse y pueden llegar a incapacitar al paciente de forma permanente. Lesionarse en el trabajo podría llevar a que se aumente de peso haciendo más difícil la recuperación y la reincorporación al trabajo.

A pesar de la obesidad haber sido reclasificada como una enfermedad tratable y por lo que se debería facilitar recibir compensación para su tratamiento, podrían surgir otros factores que impidan el que se reciba la compensación y el tratamiento médico que verdaderamente se necesita. Existen casos en que empleados obesos se sienten presionados en aceptar una compensación menor o tal vez su patrón les niega la compensación a la cual tienen derecho, o tal vez hasta podría negarles el derecho de presentar una demanda. En situaciones como estas es crítico que se contacte un abogado con experiencia en casos de compensación que pueda defender y pelear por tus derechos.