Algunas personas desean regresar al trabajo después de que se levanten las órdenes de quedarse en casa. Otros podrían tener miedo de enfermarse en el trabajo, tienen estrés ya que no tienen cuidado de niños o temen viajar en transporte público abarrotado.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades han emitido recomendaciones para ayudar a las empresas y comercios a reabrir.

Estos son algunos de los derechos que los empleados deben saber a la hora de regresar al trabajo.

¿Debe mi empleador garantizar que el lugar de trabajo sea seguro? ¿Y se hará responsable si los empleados contraen el virus?

Si bien los proveedores de atención médica deben seguir las pautas federales de seguridad para protegerse contra el contagio, otros negocios no están obligados a hacerlo, dejándolo en manos de los estados y localidades para establecer estándares, dicen los expertos.

La Administración de Seguridad y Salud Ocupacional requiere que los empleadores establezcan un lugar de trabajo que esté “libre de riesgos reconocidos que estén causando o puedan causar la muerte o daños físicos graves” a los empleados. Para cumplir con ese estándar, OSHA está recomendando a las empresas que sigan las pautas del CDC, que incluyen instruir a los empleados a mantenerse a seis pies de distancia de sus compañeros de trabajo o clientes, tomar temperaturas, desinfectar superficies y proporcionar máscaras faciales, desinfectantes para manos y barreras cuando sea apropiado.

¿Se requiere que mi empleador modifique el lugar de trabajo?

Depende. Los empleadores deben analizar si se requieren ciertas modificaciones en el lugar de trabajo para mantener el distanciamiento social y el cumplimiento de otras pautas emitidas por el gobierno.

¿Qué información deberían darme antes de regresar al trabajo?

No hay una ley que indique que los empleadores deben proporcionar información antes de que regreses, pero la orientación del gobierno a los empleadores recomienda que lo hagan. La información puede ser escrita o verbal, debería cubrir cómo están haciendo que su lugar de trabajo sea seguro a la luz de la pandemia. Por lo tanto, debes saber qué está sucediendo para garantizar el distanciamiento social y la higiene. Esto permitirá que comprendas cómo se aborda tu salud y tu seguridad en el trabajo.

¿Tiene mi jefe el derecho de tomar mi temperatura?

Muchas jurisdicciones lo recomiendan y algunas requieren controles de temperatura de los empleados y otras medidas.

La Comisión de Igualdad de Oportunidades en el Empleo (EEOC), que hace cumplir las leyes antidiscriminatorias en el lugar de trabajo, ha dicho que los empleadores pueden evaluar a los empleados antes de permitirles regresar al lugar de trabajo, siempre y cuando las pruebas que se utilizan sean “precisas y confiables”. También ha dicho que los empleadores pueden tomar las temperaturas de sus empleados, pero deben mantener la confidencialidad de sus resultados.

¿Tiene mi empleador derecho a notificar al personal si un empleado es diagnosticado con Covid-19?

Por ley no están obligados, pero si llegan a informarle a sus empleados que alguien dio positivo no podrán revelar la identidad sin su consentimiento.

¿Tiene mi empleador derecho a exigir una nota médica para regresar al trabajo?

Los empleadores pueden requerir una nota del médico para que los empleados regresen a la oficina, pero dado que muchos proveedores de atención médica están abrumados con casos, los empleadores pueden confiar en los controles de temperatura y preguntar sobre síntomas.

¿Puede mi empleador exigirme que use una máscara facial u otro EPP?

En general, se puede exigir a los empleados que usen una máscara mientras trabajan. Si es así, el empleador debe proporcionar la máscara.

Infórmate sobre las leyes en tu región

Sabemos que puedes estar nervioso por regresar al trabajo debido al virus. Pero debes tomarte el tiempo para comprender tus derechos. En estos tiempos inciertos, no dejes que tu empleador no cumpla con la obligación de proporcionarte un ambiente de trabajo seguro o que exponga tu información.

Cada ciudad de la nación puede tener reglamentos diferentes. Si tienes alguna duda, busca la ayuda del departamento de salud en tu condado.  


¿Sabías que, según el Consejo Nacional sobre Envejecimiento, se estima que aproximadamente 5 millones de ancianos son maltratados cada año?

¿Qué es el abuso de ancianos?

Las definiciones específicas varían en lo que realmente es el abuso de ancianos, y esas definiciones continúan evolucionando. La OMS (Organización Mundial de la Salud) llama al maltrato a las personas mayores “un acto único o repetido, o la falta de una acción apropiada, que ocurre dentro de cualquier relación donde hay una expectativa de confianza que causa daño o angustia a una persona mayor”.

A medida que los adultos mayores se vuelven más frágiles físicamente, son menos capaces de cuidarse a sí mismos, hacer frente a la intimidación o defenderse si son atacados. Esto da espacio para que ciertas personas se aprovechen de ellos.

Aquí te dejamos 7 tipos de abuso de ancianos:

  • Abuso físico: El uso no accidental de la fuerza contra una persona mayor que provoca dolor físico, lesión o discapacidad.
  • Abuso sexual: Tocar, acariciar, tener relaciones sexuales o cualquier otra actividad sexual con un adulto mayor, cuando el adulto mayor no puede entender, no está dispuesto a consentir, lo amenazan o lo fuerzan físicamente.
  • Abuso emocional o psicológico: Un acto que causa dolor emocional o angustia.
  • Confinamiento: Aislar a un adulto mayor de amigos o actividades.
  • Privación: Negar un medicamento para adultos mayores, atención médica, refugio, comida, un dispositivo terapéutico u otra asistencia física, y exponer a esa persona a algún daño físico, mental o emocional.
  • Negligencia o abandono: Incumplimiento de una obligación de cuidado. Condiciones de vida inseguras.
  • Explotación financiera: El uso no autorizado de los fondos o propiedades de una persona mayor, ya sea por un cuidador o un estafador externo.

¿Cómo te puedes defender?

Sabemos que hacer valer tus derechos o el de tu familiar puede ser abrumador si no sabes qué pasos tomar. Por eso, contratar a un abogado puede ser de gran ayuda.

Somos un equipo dedicado al abuso de ancianos y hemos trabajado con clientes en una amplia gama de quejas. Hemos buscado justicia para las víctimas que han sido abusados por cuidadores en el hogar o en instalaciones. Te podemos ayudar si sospechas que tu familiar es víctima de abuso físico, emocional o financiero.