Al igual que tú estás evaluando al abogado al que quieras contratar, es muy probable que el abogado esté evaluando el potencial de tu caso, para poder representarte bien. Que un abogado tome o no tu caso depende de una variedad de factores.

Aquí hay 5 posibles razones por las cuales un abogado podría no aceptar tu caso:

1. El estatuto de limitaciones ha expirado

Una razón muy común por la cual un abogado puede rechazar a un cliente es cuando el tiempo de tomar acción sobre tu caso ha expirado.

El abogado, aunque vea que tienes un buen caso y quiera ayudarte, no podrá hacerlo, ya que el tiempo límite es establecido por la ley e impide que pueda tomar tu caso.

Por eso, es muy importante consultar con un abogado enseguida que hayas sufrido tu accidente.

2. Gastos del caso

Debido a que la mayoría de los casos de lesiones personales se toman en base a honorarios de contingencia, significa que el abogado puede invertir una cantidad significativa de tiempo en tu caso, sin cobrar hasta que el caso se haya ganado.

Un abogado que maneja un caso con una tarifa de contingencia usualmente termina invirtiendo dinero de su propio bolsillo. Recuerda que el abogado trabaja con su equipo para que tu caso salga victorioso.  Y eso conlleva gastos de:

  • Abogados subalternos
  • Paralegales
  • Personal administrativo
  • Pagar por tomar declaraciones
  • Pagar a expertos médicos
  • Pagar a otros expertos para proporcionar información valiosa sobre el caso

Si estos gastos son demasiados, es posible que el abogado no pueda pagar tu caso o no quiera correr el riesgo de que no se le pagará por su tiempo y repondrá el dinero que ha invertido.

Al igual, si el abogado ve que hay una escasez de daños o espera que la compensación sea una cantidad baja, puede no justificar una gran cantidad de tiempo y dinero invertido en tu caso.

3. Tu caso requiere de mucho tiempo

Un abogado debe analizar cuánto tiempo puede llevar tu caso. Al tomar un caso, el abogado se compromete a dedicar tiempo, energía y recursos. Y eso impide que no esté disponible o no tenga el tiempo suficiente para tomar otros casos, lo que puede valer más a largo plazo.

Es posible que un abogado no pueda asumir este riesgo.

4. Otros abogados han rechazado tu caso

A veces, un cliente que ha sido rechazado por otros abogados anteriormente puede levantar señales de alerta.

Si tu caso ha sido “liberado” o “rechazado” repetidamente por otros abogados, los abogados posteriores pensarán dos veces antes de tomar tu caso desde una perspectiva de una posible expectativa irrazonable.

5. Mala relación con un cliente

En algunos casos, un abogado puede sentir que no tiene una buena relación con un cliente en particular. Tomar el caso de un cliente significa comenzar una relación laboral. Si el abogado percibe en la consulta gratuita que es difícil dialogar contigo, si te percibe como una persona desagradable o problemática, querrá ahorrarse el dolor de cabeza y no tomar tu caso.

Recuerda que al final de cuentas este es un negocio para los abogados y deben asegurarse de que su negocio sea lucrativo y brinde la experiencia adecuada al cliente. Si deciden aceptar clientes que no encajan bien, será una mala experiencia para ambas partes.