Cuando hayas sido herido debido a la negligencia de otra persona, es probable que necesites un abogado experto en lesiones personales para obtener el monto total de la compensación que mereces.

Afortunadamente, no tendrás que pagar por adelantado los honorarios y gastos legales cuando estés herido y no puedas trabajar.

La mayoría de los abogados que manejan reclamos por lesiones no cobrarán honorarios legales a menos que el caso se resuelva o se gane un veredicto en la corte.

Costos de presentar un reclamo

Primero, tienes que ver la cantidad o porcentaje que acordaste pagar por los honorarios de tu abogado y la cantidad de costos legales que se han acumulado.

Ayuda a entender la diferencia entre honorarios legales y costos:

Los honorarios son los salarios pagados a un abogado por su trabajo. Hay diferentes tipos de tarifas como:

  • Pagar por hora
  • Pagar por una cantidad fija por el trabajo
  • Pagar un porcentaje de la compensación recuperada para el cliente

Los costos son los gastos incurridos para avanzar el caso del cliente, gastos como:

  • Copias
  • Honorarios de presentación de la corte
  • Contratación de testigos expertos
  • Gastos de deposición
  • Gastos de viaje y más

Los costos se deducen del acuerdo total después de que se gana un caso y antes de que se calculen los honorarios del abogado.

Gravámenes y gastos médicos

También existen cargos que se deducirán del monto del acuerdo que son los costos médicos pendientes y los dos tipos de costos que generalmente existen en las demandas por lesiones personales son:

  • Los costos médicos  son retenidos por los proveedores de atención médica y las aseguradoras de salud que pagaron el tratamiento médico en relación con el accidente subyacente.
  • Los costos gubernamentales generalmente provienen de Medicare, Medicaid o de una agencia de manutención de menores.

Los costos generalmente deben pagarse antes de que el demandante pueda recibir el restante del acuerdo.

¿Debes obtener dinero por “dolor y sufrimiento” en tu acuerdo?

Si te lesionaste en un accidente en el cual no tuviste culpa, es muy probable que recibas una cantidad de dinero por tu dolor. En accidentes con lesiones menores a corto plazo, puede ser una pequeña cantidad “simbólica”. Cuando las lesiones son más graves, dolorosas y / o duraderas, tu compensación puede incrementar.

Con el fin de poner dinero en el bolsillo del cliente, debemos entablar negociaciones. Este puede ser un proceso bastante largo y complejo, pero definitivamente en el mejor interés del cliente.

Cuando te lesionas en la propiedad de otra persona, puedes tener derecho a un acuerdo de seguro o a presentar una demanda por lesiones personales.

¿Qué tipos de caídas se asocian generalmente con las reclamaciones de resbalones y caídas?

Hay una serie de resbalones y caídas que pueden dar lugar a una reclamación por responsabilidad de las instalaciones.

Para que el dueño de la propiedad sea responsable, una condición insegura debe haber causado la caída. No es suficiente simplemente resbalar o tropezar en la propiedad de otra persona.

Ejemplos de condiciones inseguras son:

  • Escaleras defectuosas
  • Baches en el suelo
  • Suelos mojados
  • Suelos resbaladizos
  • Pavimento irregular
  • Caídas en aceras
  • Caídas por heladas
  • Cables de extensión ocultos
  • Suelo roto

Es importante tener en cuenta que los lugares públicos no necesariamente tienen que hacer que su propiedad sea perfectamente segura. Solo están obligados a hacer que su propiedad sea razonablemente segura.

¿Qué tipo de evidencia puede ayudar a probar mi reclamo?

Los seis consejos a continuación te ayudarán a tener éxito con tu reclamo y recibir la cantidad máxima de compensación disponible.

Algunos ejemplos incluyen:

  1. Informes: Asegúrate de presentar un informe en el departamento correspondiente para asegurarte de que tu lesión esté documentada y vinculada con el accidente.
  2. Declaraciones de testigos: Inspecciona el área para ver si alguien más vio tu accidente y obtén su información de contacto.
  3. Evidencia fotográfica: Toma fotografías de la escena del accidente, tus lesiones y tu ropa. Es especialmente importante obtener fotografías de la escena del accidente lo antes posible porque la empresa puede tomar medidas para corregir rápidamente el problema, borrando la escena que provocó tu lesión.
  4. Médicos y hospitales: Asegúrate de consultar con tu médico de cabecera o atención de urgencia lo antes posible. Para tener la mejor oportunidad de tener éxito con un reclamo por accidente deslizante, es importante poder proporcionar la evidencia médica necesaria para respaldar tu reclamo. La falta de evidencia médica puede socavar tu reclamo de compensación por lesiones.
  5. Gastos: Mantén un registro de los gastos que incurras como resultado de las lesiones causadas por tu accidente. Al reclamar una indemnización por accidente de resbalón, podrás presentar una reclamación por pérdida de ingresos y otros gastos. Si tienes recibos de costos como recetas, tarifas de taxi y/o Uber, costos de estacionamiento, atención o cualquier otro costo que hayas incurrido, es posible que puedas reclamar esos costos. Si no puedes trabajar y no recibes tu nomina habitual debido a tus lesiones, también puedes reclamar ese dinero.
  6. Video de vigilancia: es posible que tu abogado tenga que solicitar video de vigilancia que muestren cómo ocurrió el accidente.

Estas son pruebas importantes que puede acumular para ayudar a fundamentar tu caso.

Si resultaste lesionado por una caída en una propiedad ajena y crees que puedes tener un reclamo válido, tu mejor curso de acción es comunicarte con un abogado que se especialice en casos de resbalones y caídas.

Saber si un conjunto de circunstancias da lugar a un reclamo por resbalón y caída requiere el análisis de un abogado con experiencia con las leyes relativas a la responsabilidad de las instalaciones.


¿Sabías que, según el Consejo Nacional sobre Envejecimiento, se estima que aproximadamente 5 millones de ancianos son maltratados cada año?

¿Qué es el abuso de ancianos?

Las definiciones específicas varían en lo que realmente es el abuso de ancianos, y esas definiciones continúan evolucionando. La OMS (Organización Mundial de la Salud) llama al maltrato a las personas mayores “un acto único o repetido, o la falta de una acción apropiada, que ocurre dentro de cualquier relación donde hay una expectativa de confianza que causa daño o angustia a una persona mayor”.

A medida que los adultos mayores se vuelven más frágiles físicamente, son menos capaces de cuidarse a sí mismos, hacer frente a la intimidación o defenderse si son atacados. Esto da espacio para que ciertas personas se aprovechen de ellos.

Aquí te dejamos 7 tipos de abuso de ancianos:

  • Abuso físico: El uso no accidental de la fuerza contra una persona mayor que provoca dolor físico, lesión o discapacidad.
  • Abuso sexual: Tocar, acariciar, tener relaciones sexuales o cualquier otra actividad sexual con un adulto mayor, cuando el adulto mayor no puede entender, no está dispuesto a consentir, lo amenazan o lo fuerzan físicamente.
  • Abuso emocional o psicológico: Un acto que causa dolor emocional o angustia.
  • Confinamiento: Aislar a un adulto mayor de amigos o actividades.
  • Privación: Negar un medicamento para adultos mayores, atención médica, refugio, comida, un dispositivo terapéutico u otra asistencia física, y exponer a esa persona a algún daño físico, mental o emocional.
  • Negligencia o abandono: Incumplimiento de una obligación de cuidado. Condiciones de vida inseguras.
  • Explotación financiera: El uso no autorizado de los fondos o propiedades de una persona mayor, ya sea por un cuidador o un estafador externo.

¿Cómo te puedes defender?

Sabemos que hacer valer tus derechos o el de tu familiar puede ser abrumador si no sabes qué pasos tomar. Por eso, contratar a un abogado puede ser de gran ayuda.

Somos un equipo dedicado al abuso de ancianos y hemos trabajado con clientes en una amplia gama de quejas. Hemos buscado justicia para las víctimas que han sido abusados por cuidadores en el hogar o en instalaciones. Te podemos ayudar si sospechas que tu familiar es víctima de abuso físico, emocional o financiero.


Para la mayoría de nosotros, ponernos en forma es uno de nuestros objetivos principales. Parte de ponerse en forma es ir al gimnasio y tener nuestro régimen de ejercicio. Cualesquiera que sean tus objetivos para mejorar tu condición física, lastimarse seguramente no es uno de ellos.

Si te lastimaste en el gimnasio debido a la negligencia de otra persona, es posible que tengas un reclamo por lesiones personales.

¿Qué obligaciones tiene el gimnasio?

Los propietarios de un gimnasio tienen la responsabilidad de ofrecer a sus clientes un espacio libre de peligros. Deben tener el cuidado razonable para descubrir cualquier condición insegura. También son responsables de arreglar condiciones peligrosas y advertir a los miembros del gimnasio sobre esos peligros.

Tipos de accidentes en el gimnasio

Hay muchas formas de lastimarse en el gimnasio debido a la negligencia de otra persona. Algunos de los tipos más comunes de accidentes en el gimnasio son:

  • Resbalón y caída por algún liquido
  • Condiciones inseguras
  • Equipo defectuoso
  • Acciones imprudentes del personal del gimnasio
  • Entrenadores sin experiencia

Lesiones comunes en el gimnasio

En 2018, cerca de 428,000 personas fueron atendidas y dadas de alta por sus heridas, pero unas 32,000 fueron hospitalizadas o murieron a su llegada según una revisión del sistema de base de datos de la comisión de seguridad de productos de consumo de los Estados Unidos.

Si una persona ha sufrido un accidente en un gimnasio o centro recreativo, puede sufrir varias lesiones. Estas son algunas de las lesiones comunes que pueden causar los accidentes en el gimnasio:

  • Huesos fracturados
  • Lesiones de cuello y columna
  • Hemorragia interna
  • Torceduras y esguinces
  • Daño a la médula espinal
  • Daño cerebral
  • Lesiones faciales
  • Lesiones oculares
  • Lesiones por aplastamiento
  • Lesión traumática de la cabeza
  • Daño al sistema nervioso

¿Puedes demandar a tu gimnasio si te lesionas allí?

No es ningún secreto que los accidentes relacionados con el ejercicio son comunes en gimnasios y centros recreativos. La inmunidad de responsabilidad es una parte estándar de casi todos los acuerdos de membresía del gimnasio, y la mayoría de los clientes aceptan la responsabilidad de su propia seguridad al usar pesas, máquinas y otras comodidades.

Sin embargo, la prevención de accidentes debe ser una parte consciente de la cultura empresarial para maximizar la seguridad del cliente. Un poco de preparación es muy útil, especialmente cuando se trata de prevenir resbalones, tropiezos y caídas en las instalaciones del gimnasio.

Los accidentes en un gimnasio son más complicados que un caso típico de responsabilidad de propiedad. Por lo general, según la ley, para ganar un reclamo por negligencia, debes demostrar que:

  • El dueño de la propiedad no cumple con los estándares de seguridad
  • El personal incumplió al no proporcionar señalamientos de advertencia o peligro
  • Fuiste herido a propósito por personal del gimnasio
  • El gimnasio no reparó el equipo defectuoso o roto y se te permitió ejercitarte en él
  • Si el gimnasio no pudo verificar las credenciales de un entrenador, y ese entrenador no tenía la experiencia necesaria y causó lesiones a un cliente, el gimnasio puede ser responsable

El hecho de que hayas firmado una inmunidad de responsabilidad no significa que no tienes derecho a un reclamo. Tendrás que consultar con un abogado experimentado en lesiones personales para evaluar tu caso y la redacción de la exención de responsabilidad que firmaste.

¿Cómo te puede ayudar un abogado?

Ya sabemos que los gimnasios generalmente incluyen una exención de responsabilidad dentro de su contrato de membresía que, en última instancia, libera al gimnasio y a sus empleados de la responsabilidad en caso de que un miembro sufra una lesión y desee presentar una demanda por lesiones personales contra el gimnasio. Sin embargo, un gimnasio o centros recreativos no pueden eludir por completo la responsabilidad absoluta.

Miles de personas resultan heridas cada año en accidentes en el gimnasio o centros recreativos, y muchas no recibirán la compensación que se merecen porque no consultaron con un abogado. No pierdas tu derecho a recibir una compensación por tus lesiones. Exige tus derechos, hoy.

Muchos de nosotros creemos que una lesión en el trabajo es una torcedura o la fractura en algún hueso. Pero no nos damos cuenta de que una lesión en el trabajo también puede ocasionar un desgaste físico que tomó tiempo en manifestarse.

¿Cuáles son las lesiones en el trabajo que podrías estar ignorando?

Aquí te dejamos una lista de lesiones que son usualmente ignoradas:

Pérdida auditiva: Es causada por la exposición a ruidos fuertes durante un periodo prolongado de tiempo, incluso con protección auditiva.

Síndrome del túnel carpiano (lesión a nivel de la muñeca): Esta lesión es causada por movimientos repetitivos en la mano.

Hernias y dolor de espalda: Pueden ser causados por levantar objetos pesados y otros esfuerzos físicos.

Lesiones oculares: Son causadas por irritantes en el aire y la tensión ocular y pueden afectar la visión significativamente.

Problemas pulmonares: La exposición a productos químicos industriales durante un periodo prolongado puede causar problemas respiratorios.

Ataques cardiacos: El estrés laboral puede causar un ataque cardiaco, incluso fuera del trabajo.

Es importante ver si tus dolores o molestias son a causa del trabajo realizado a lo largo de los años.

Una familia de Macomb Township, Michigan, recientemente ganó una demanda de $41.6 millones de dólares en un caso de lesión durante el parto. La hija de Kimberly Vanslembrouck, Markell, nació con Parálisis Cerebral y Encefalopatía Hipóxico-Isquémica que se produce cuando el cerebro no recibe suficiente oxígeno ni flujo sanguíneo debido a problemas durante el parto. Markell sufrió una fractura en la clavícula al bajar por la vagina (canal del parto) y tuvo una lesión cerebral traumática.

El abogado de Markell argumenta que el equipo médico cometió una serie de errores entre los que se incluyen: cual seria su peso durante el parto, el no hacer un parto por cesárea y negligencia durante el parto, factores que generaron la pérdida de oxígeno y el daño cerebral de la niña.

El abogado también alega que el hospital fue negligente por no practicarle una cesária a la madre y forzar que la bebé de diez libras con doce onzas a pasar  por el canal del parto. Durante el parto, a Markell se le fracturó la clavicula, tuvo una hemorragia y sufrió de un trauma cerebral severo.

El ginecólogo, Andrew Halperin, testificó en el juicio que el daño cerebral de Markell lo había causado un desorden genético pre-exitente, hipoplasia pontocerebelar. Sin embargo, el jurado encontró que tanto el hospital como el médico fueron negligentes durante el proceso y le otorgaron una compensación a Markell y su familia de $143 millones de dólares por daños.

Según el  Instituto Nacional de Estudios Sobre la Salud, el costo por semana del cuidado de un paciente con Parálisis Cerebral es de $1.500 dólares. En el caso Vanslembrouck, una porción de esos $144 millones ganados en la demanda serán destinados a cubrir todo lo relacionado con su cuidado de 24-horas por los próximos 77 años.

¿Cuáles son las lesiones durante el parto?

En terminos legales, una lesión durante el parto es una lesión que ocurre durante el proceso de nacimiento de un bebé. Estas lesiones son usualmente causadas por la fuerte presión que recibe el bebé mientras pasa por el canal del parto. Algunos de los factores que pueden causar esta presión incluyen:

  • Un parto prolongado, un parto donde los glúteos o los pies salen primero
  • Parto prematuro
  • Procedimientos del médico (uso de fórceps y ventosas)
  • Pélvis de la madre pequeña o de forma irregular

Algunas de las lesiones más comunes durante el parto incluyen:

Lesiones durante el parto

  • Parálisis cerebral
  • Parálisis de Erb

Lesiones durante el parto: Factores de riesgo

  • Bebés grandes
  • El uso de fórceps de forma agresiva
  • Parto en posición donde glúteos o pies salen primero por el canal del parto
  • Extracción excesiva o muy fuerte durante el parto
  • Falta de pruebas y cuidado prenatal (antes del parto)
  • Falta de seguimiento y apoyo durante el parto
  • Tardanza en hacer una cesária o por hacer una cesária innecesaria

Como conseguir ayuda legal

Si tu bebé se lesionó durante el parto y piensas que pudo haber sido por una negligencia médica, podrías ser elegible para una fuerte compensación de dinero que te podría ayudar a pagar por:

  • Gastos médicos incurridos en el presente y en el futuro para el tratamiento y cuidado del bebé
  • Terapia de rehabilitación
  • Medicamentos y dispositivos que sean necesarios

Habla con un abogado de lesiones durante el parto. Te podrían ayudar a determinar cuales fueron los hechos en tu caso y descubrir si hubo alguna negligencia por parte del equipo médico del hospital.