No estoy contento con mi abogado y quiero uno nuevo

En los casos de accidentes automovilísticos y laborales, generalmente tienes derecho a reemplazar a tu abogado cuando lo desees.

En última instancia, incluso cuando contratas a un abogado para manejar tu caso, eres responsable de tus asuntos legales. Por lo tanto, si sientes que tus problemas no se están abordando adecuadamente o que no estás recibiendo el nivel de servicio que necesitas, cambiar de abogado depende de ti.

Ten en cuenta que esto debe reservarse como una acción de último recurso. Cambiar de abogado puede demorar tu caso, aumentar el costo de los honorarios legales y requiere más tiempo y esfuerzo para que tu nuevo abogado se ponga al día.

No hay duda de que contratar a un abogado adecuado es crítico para resolver tus problemas legales. Cuando contratas a un abogado, él tiene la responsabilidad de representarte con tu mejor interés en mente. Sin embargo, esta es una relación de doble vía, y también es importante prestar atención a los consejos a tu abogado.

Algunos problemas comunes que los clientes enfrentan son:

  • El abogado no logra los resultados que buscaba.
  • Falta de comunicación con tu abogado.
    • En la mayoría de los casos, los clientes no pueden hablar con el abogado que maneja tu caso, sino con un asistente legal, secretaria o asociado junior.
  • Tu abogado llega tarde a las reuniones, no puedes encontrar documentos, no recuerda los hechos del caso y no presenta los documentos a tiempo.
  • Un conflicto de intereses.
  • Cambio de circunstancias en tu caso.
  • Tu abogado no explica adecuadamente su estrategia.
  • No tiene una idea clara de cuándo se puede terminar el caso, si se resolverá y un aproximado de cuánto seria tu compensación.

Solo porque tienes derecho a cambiar de abogado a mitad del caso, no significa que sea lo correcto. A veces, es importante volver a evaluar si los problemas son por parte de tu abogado o la naturaleza de tu caso.

Solicitar una segunda opinión en forma de consulta gratuita con un abogado diferente puede ayudar a aclarar algunas de sus inquietudes.

Algunas cosas clave a considerar antes de despedir a tu abogado son:

  • El tiempo. ¿Tienes un juicio importante por venir o está en medio de una negociación significativa?
    • El nuevo abogado que contrate requerirá tiempo para investigar tu situación y es posible que no esté lo suficientemente equipado para realizar el trámite en medio del proceso
  • Estatutos. El período de tiempo que tienes para recuperar la compensación varía según el tipo de ley y estado en el que te encuentres.
  • Una diferencia de opinión. Cuando cambias de abogado, tu nuevo abogado puede tener una estrategia diferente para tu caso.

Si cambias de abogado, ten en cuenta que tu primer abogado puede tener un derecho de retención sobre los honorarios y gastos de tu caso. Él todavía tendrá derecho a sus honorarios y reembolso de gastos.

Al cambiar de abogado, es esencial obtener por escrito un acuerdo donde no hay gastos generados.

Si tu abogado es el que termina la relación abogado-cliente, no será elegible para una compensación. Nuevamente, incluso si tu antiguo abogado abandona tu caso, es esencial que obtengas por escrito un acuerdo que aclare que no se generaron honorarios y gastos y que los abogados renuncian a honorarios o costos de los abogados.

Cambiar de abogado puede demorar tu caso y en cuanto más esperas, más difícil será cobrar lo que se te debe. También debes pedirle a tu abogado que envíe tu archivo a tu nuevo abogado para ayudarlo a acelerar que este al corriente.

En general, tienes un plazo de dos años para los casos de lesiones personales para recuperar una indemnización, ten esto en cuenta cuando decidas si cambiar de abogado es lo mejor para tu caso.

Leave a Reply

Your email address will not be published.