Aunque los expertos entienden bien las causas de los accidentes automovilísticos, el público en general no siempre es consciente del peligro al que se expone todos los días. Aprender qué factores pueden contribuir a un accidente automovilístico es muy valioso. Al reconocer las causas más comunes, estarás mejor equipado para proteger tus derechos y obtener la compensación que mereces. 

Si ya has estado en un accidente, te recomendamos hablar con un abogado. Contacta a Los Defensores para una consulta gratuita con un abogado experimentado de nuestra red. Vale la pena tener una breve conversación con un profesional, aunque sea solo para comprender completamente tu situación. 

Por ahora, echemos un vistazo más de cerca a las causas más comunes de los accidentes de auto. 

Las 5 causas más comunes 

  1. Conducir distraído 
  2. Exceso de velocidad
  3. Conducir bajo los efectos de drogas o alcohol 
  4. Conducir de manera imprudente 
  5. Malas condiciones de carretera y clima 

Conducir distraído

Conducir distraído es la causa número uno de los accidentes de auto en los Estados Unidos. Las distracciones varían bastante: puede ir desde usar un teléfono celular (llamar, enviar mensajes de texto), comer mientras se conduce, hablar activamente con los pasajeros, usar el radio y más. Los conductores que no están completamente enfocados son mucho más propensos a cometer errores. En el contexto legal, si puedes demostrar que el otro conductor estaba distraído en el momento del accidente, es posible que tengas derecho a una compensación por tus lesiones. 

Exceso de velocidad 

Otra causa principal de accidentes de auto es el exceso de velocidad. El exceso de velocidad no se trata solo de mantenerse dentro del límite de velocidad. Los conductores deben operar sus vehículos de acuerdo con las condiciones de las vías. Si está nevando, por ejemplo, es posible que debas reducir la velocidad mucho más por debajo del límite de velocidad para estar seguro. El exceso de velocidad es peligroso por razones obvias: reduce el tiempo de reacción y hace que sea más difícil mantener el control del vehículo. 

Conducir bajo los efectos de drogas o alcohol 

Conducir bajo los efectos de drogas o alcohol es una de las principales causas de accidentes de auto, especialmente de fatalidades. El alcohol y las drogas afectan seriamente el juicio, la coordinación y el tiempo de reacción del conductor, lo que aumenta la probabilidad de un accidente. 

En la mayoría de los estados, los conductores con una concentración de alcohol en sangre (BAC) de 0.08% o más se consideran intoxicados según la ley. Con mayor frecuencia es más fácil demostrar la responsabilidad en un escenario de accidente con un conductor ebrio, ya que la conducción del acusado fue probablemente impactada por su intoxicación. 

Conducir de manera imprudente 

Conducir de manera imprudente implica una falta evidente de consideración por la seguridad de los demás en el camino. Ejemplos de conducción imprudente incluyen seguir muy de cerca a otros vehículos, zigzaguear entre el tráfico, pasar semáforos en rojo o señales de alto, y conducir de manera agresiva. En una demanda por accidente de auto, la conducción imprudente puede considerarse como evidencia de negligencia o incluso conducta intencional. En algunos casos, los conductores imprudentes pueden enfrentar cargos criminales, lo que pueden respaldar tu reclamo civil por compensación. 

Malas condiciones de carretera y clima 

Las condiciones adversas (como la lluvia, la nieve, el hielo y la neblina) causan muchos accidentes de coche. Los conductores tienen la responsabilidad de ajustar su comportamiento al volante según las condiciones actuales de la carretera y del clima. Si no lo hacen, pueden considerarse negligentes. Por ejemplo, si un conductor va demasiado rápido, sigue demasiado cerca a otro coche o no usa los faros en condiciones de poca visibilidad, podría ser considerado responsable de un accidente que cause como resultado. 

Qué hacer en caso de un choque vehicular 

Los pasos que tomes después de un accidente de coche pueden marcar la diferencia entre una recuperación exitosa de los daños y una fallida. Los resultados legales pueden ser complicados si no sabes qué hacer y qué no hacer. Aquí tienes algunas consideraciones que debes tener en cuenta: 

  1. Prioriza tu salud y seguridad por encima de todo. Checa si hay lesiones y muévete a un lugar seguro si es posible. Luego, llama al 911 para reportar el accidente y solicitar asistencia médica de emergencia si es necesario. Asegúrate de buscar atención médica después, incluso si no necesitas asistencia de emergencia inmediata. Si no lo haces, la defensa podría interpretarlo como una indicación de que tus lesiones no eran tan graves. 
  1. Si es posible, tómate el tiempo para documentar el accidente tomando fotos y videos de la escena (y de tus lesiones). 
  1. Junta información de todas las personas involucradas. Obtén sus nombres, información de contacto, detalles del seguro y números de placa. Además, asegúrate de obtener la información de contacto de algunos testigos presenciales: su testimonio podría ser crucial para darte una ventaja. 
  1. No reveles información significativa a la compañía de seguro (o a la persona que causó el accidente). Cualquier declaración que hagas podría ser utilizada para socavar tus reclamos. Como no eres abogado, puede ser difícil entender qué tipo de declaraciones podrían perjudicarte, así que evita hacer declaraciones sin que un abogado te guíe. 
  1. Consigue la ayuda de un abogado con experiencia en accidentes de coche lo antes posible. Un abogado experto puede ayudarte a navegar por el complejo proceso legal, proteger tus derechos y maximizar tu compensación potencial. Recuerda que cuanto antes consultes con un abogado, mejores serán tus posibilidades de un resultado favorable. 

7 consejos para evitar accidentes de tránsito 

  1. Mantente enfocado a todo momento: sólo se necesita un momento de distracción para tener un accidente grave. Mantén los ojos en el camino y evita distracciones como usar el teléfono móvil o comer mientras conduces. 
  1. Sigue las leyes de tránsito: no las rompas. Están ahí por una razón, y violar leyes de tránsito puede hacerte “automáticamente negligente”. Adhiérete a las normas de la carretera. 
  1. Mantén una distancia segura: permite a otros vehículos una distancia razonable. Esto te dará tiempo suficiente para reaccionar. 
  1. Estate alerta: siempre escanea la calle y checa tus espejos para posibles peligros, como peatones, ciclistas y otros vehículos. 
  1. Ajústate para el mal tiempo: cambia tu comportamiento al conducir para adaptarte a la mala visibilidad o a las carreteras mojadas o heladas. 
  1. Ejerce un mantenimiento adecuado: revisa y mantén regularmente los frenos, llantas, luces y otros componentes críticos de tu coche para asegurar un rendimiento óptimo. 
  1. Conduce defensivamente: sé reactivo. Ejerce precaución alrededor de otros conductores siempre estando preparado para una maniobra inesperada. 

Contacta a Los Defensores para una Consulta Gratis con un Abogado de Accidentes Automovilísticos 

Si has resultado herido en un accidente de coche, puedes tener derecho a recibir una compensación significativa bajo la ley. La demanda de indemnización no siempre es sencilla. Para maximizar tu probabilidad de éxito y la cantidad que puedas recuperar, vale la pena hablar con un abogado sobre tu caso. 

Contacta a Los Defensores hoy mismo para conectarte con un abogado de accidentes automovilísticos con experiencia en nuestra red. ¡La consulta es gratuita y no hay obligación de continuar! No hay inconveniente en levantar el teléfono y llamar. ¡No te demores!