Adolecentes al volante: ¿Cuál es la manera correcta de enseñarles a manejar?

El número de choques y muertes entre adolescentes es desproporcionadamente alto. ¿Qué es lo que podemos hacer para mejorar nuestra técnica de enseñanza y bajar estas estadísticas alarmantes?

Las preocupaciones por poner a un adolescente detrás del volante impulsan el miedo en varios padres. A veces, contratar los servicios de un instructor de manejo es lo más adecuado. De esa manera, te evitas problemas dejando que los profesionales lo hagan. En algunos estados, los menores de edad que quieran obtener su licencia de conducir deben proporcionar certificados de instrucción y educación vial. Haz clic aquí para informarte acerca de los requisitos de tu estado https://www.dmv.org/ .

No obstante, si estás por embarcarte en el proceso de enseñarle a tu hijo adolescente a conducir y quieres tener una experiencia exitosa, aquí te damos algunos consejos:

Empieza por evaluar las posibilidades de tu hijo para saber si será un conductor seguro:

  • ¿Es responsable y maduro en el manejo de situaciones cotidianas?
  • ¿Suele ponerse en situaciones peligrosas?
  • ¿Se deja influenciar por sus amigos?
  • ¿Cuál es su actitud frente a la autoridad?

Si determinas que hay respuestas que no te satisfacen, comienza por hablar con tu hijo acerca de las responsabilidades que deberá asumir siempre que esté al volante.

EMPECEMOS CON LO BÁSICO

Planea con anticipación. Infórmale a tu hijo de antemano cuál será el área en la que conducirá y las habilidades en las que trabajarán.

Recuerda que eres su maestro. Tu papel como instructor es enseñarle a tu hijo adolescente los conceptos básicos de la conducción. Evita ser condescendiente o enojarte. Trata de no hacer comentarios genéricos como “Estás demasiado distraído”. Sé específico en lo que quieres que haga. Felicítalo en su buen desempeño. El objetivo es que tu hijo se sienta tranquilo y seguro, ya que esa es la única manera en la que aprenderá.

No corrijas. Mejor pregunta. En lugar de decir cosas como: “Ya te dije que no puedes superar el límite de velocidad”, intenta preguntarle “¿Cuál es el límite de velocidad aquí?”. Haz preguntas para enseñarle a estar atento a sus alrededores.

Comienza despacio y ve aumentando el nivel de dificultad en tu enseñanza. Comienza en un estacionamiento vacío y pasen tiempo practicando hasta que tu hijo se sienta familiarizado con el vehículo. Asegúrate de que sepa cómo avanzar, frenar y girar. Cuando tu adolescente se sienta cómodo allí, el siguiente paso será ir a un área residencial con menos autos. Después, continúa la enseñanza en calles con más tráfico.

Practica lo que predicas. Como dice el dicho, recuerda que nuestros hijos ven todo y siguen nuestro ejemplo. Si manejas distraído o haces cambios bruscos de carril, también lo hará tu adolescente.

Seguridad del pasajero: Según estadísticas[1], 76% de las muertes por accidentes de adolescentes en 2017 fueron como pasajeros. Es importante que el conductor sepa que es responsable de la seguridad de todos los que van dentro del vehículo. Por eso es vital garantizar que los pasajeros lleven puestos sus cinturones de seguridad y no corran riesgos de lesiones al actuar de una manera inadecuada. Habla con tu hijo acerca de cómo manejarse en este tipo de situaciones.

Sigue las reglas: Hay que recalcar que conocer las reglas de tránsito no es sólo importante para pasar la prueba de manejo, sino que deben entenderse y seguirse de manera consistente.

Conducir distraído: Platica con tu hijo sobre las estadísticas de la NHTSA, que revelan que aproximadamente 481,000 conductores usan teléfonos celulares mientras conducen. Eso crea un enorme potencial de muertes y lesiones en las carreteras de los Estados Unidos. Los adolescentes fueron el grupo de edad más grande reportado en distraerse al mandar mensajes de texto en el momento de estos accidentes fatales.

Recuerda que usar métodos positivos dejará a tu hijo con una buena experiencia y hará que aprenda más. Y como todo padre sabe, los días de ser el maestro de tu hijo no se terminan nunca, así que sigue dándole consejos conforme a las situaciones a las que se enfrente. Si te tomas el tiempo para prepararlo y trabajas continuamente en desarrollar sus habilidades con paciencia, podrás formar un conductor responsable y hacer una gran diferencia ahora y en el futuro.

Recuerda que cuanto más nos informemos, más sabremos y más nos podremos defender.

[1] https://www.iihs.org/iihs/topics/t/teenagers/fatalityfacts/teenagers